Skip to content
25/04/2010 / juliandesigner

Falló La haya a favor de Botnia, y del riesgo medioambiental. Gualeguaychú sigue protestando

Foto: Efe - Clarín, 2008

A manera de anticipación al día de la tierra, y siguiendo con el tema planteado en “Derecho al agua limpia, ¿primero para la industria?” y “Gualeguaychú: Carnavales y protestas ambientales“, el Tribunal de la Corte Internacional de Justicia de la Haya falló y determinó que la planta productora de pasta de celulosa que Botnia (hoy de UPM) instaló en Fray Bentos (Uruguay) “no contamina”, y que aunque violó el Tratado del Río Uruguay al no consultar previamente con Argentina la decisión de explotar los recursos sobre esta frontera natural común, esto no es obstáculo para que la planta se detenga. Este fallo reporta consigo varias causas que lo dejaban percibir, como la pobre documentación que aportó la representación argentina acerca de la contaminación generada, y consecuencias inmediatas, como el ofrecimiento de la tierra a nuevas inversiones de esta naturaleza.

Cabe anotar que las enormes inversiones internacionales como la de Botnia en un país en vías de desarrollo como Uruguay, y las situaciones similares que se suceden en otros países en condiciones similares como Argentina, Chile, Brasil, Malasia, Indonesia, Tailandia, etc., son vistas en éstos países a veces como una posible prosperidad económica, pero los efectos pueden no ser los mejores a largo plazo. En efecto la planta instalada en Fray Bentos ha sido, hasta hoy, la primera inversión de estas magnitudes y la más grande en transformación de materias primas que hay en el país, y responde al modelo de expansión en países con estas necesidades económicas y con poco rigor legislativo en temas ambientales y de ordenamiento territorial.

Foto: AIM Digital, 2008

Ahora el gobernador de la Provincia de Corrientes (Argentina) quiere que se invierta también en esta región, y él mismo se ha dado a la tarea de incentivar la instalación de dos plantas, una sobre la orilla del río Uruguay, recurso limítrofe con Uruguay y Brasil, y la otra sobre el río Paraná. En Uruguay es presumible la misma expectativa, pues ya en febrero de 2008 se contemplaba la posibilidad de instalación de 5 plantas más, provenientes de diferentes países. Sin embargo, aunque las emisiones de este rubro llegaran a ser muy bajas empleando tecnología de punta, un elevado uso de los recursos hídricos afectaría no solo al bienestar del hombre sino a otras especies animales y vegetales, hábitats naturales y al ecosistema en general.

Anteriormente ya se han presentado desastres ecológicos por fallas en plantas productoras de pasta de celulosa ubicadas en América del Sur, tal es el caso ocurrido en Valdivia (Chile) y Minas Gerais (Brasil) por nombrar sólo dos de ellos, el primero que terminó afectando la vida natural en un humedal, y el segundo donde el derrame de tóxicos afectó al menos ocho municipios y un millón de personas; este último daño ambiental tomará al menos 15 años para su recuperación.

Celulosas Arauco y Constitución, más conocida como Celco, la fábrica de producción de celulosa en Valdivia, perteneciente al grupo chileno Angelini, reabrió recientemente sus operaciones luego de haber cerrado 64 días tras el escándalo suscitado por una mortandad masiva de cisnes de cuello negro en el santuario del río Cruces, donde descargaba sus efluentes.

Fuente: Boletín Nº 99 del WRM, noviembre de 2005

En el último fin de semana de marzo de 2003, más precisamente el viernes 28 por la noche, en Minas Gerais, se rompió un depósito de productos químicos de la fábrica de papel “Industria Cataguazes”. La fábrica, próxima a la ciudad de Cataguazes, está sobre el río Pomba, en el cual se derramaron así millones de litros de soda cáustica, cloro, y otros productos tóxicos utilizados en la fabricación de papel.

El río Pomba desagua en el río principal del Estado de Río de Janeiro, Paraíba do Sul, que como consecuencia también fue afectado por la contaminación. Una gran mancha cubrió toda la extensión de este río a la altura del municipio de São João da Barra, y se trasladó hasta alcanzar el océano, contaminando a su paso las playas de Atafona, Grussaí e Iquipari. Imágenes en la televisión mostraban a los ríos Pomba y Paraíba do Sul cubiertos de una espuma blanca, peces muertos flotando en la superficie y largas colas de personas esperando el agua que les alcanzaban en camiones(…).

Fuente: Boletín Nº 69 del WRM, abril de 2003

La ciudad de Gualeguaychú, en la provincia de Entre Ríos (Argentina), sigue en contra de la instalación de la planta de Botnia y las protestas se incrementaron luego del fallo de La Haya, amparados no sólo en la contaminación que generaría la planta pastera, sino en la evidencia de ilegalidad en el momento de instalación de la misma. Este ha sido con seguridad uno de los golpes más fuertes a la proliferación de bosques con monocultivos y al expansionismo de estas multinacionales papeleras, las marchas y prácticas que se han llevado a cabo para tal fin, como el corte del puente internacional Libertador Gral. San Martín y el inconformismo unívoco al respecto han alcanzado visibilidad internacional.

Seguir leyendo acerca del tema y consultar las noticas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: